• CAMPUS CANGAS 2022

INJUSTICIAS

Es difícil encontrar cada noche las palabras para resumir una jornada de Campus.

No quiero repetirme y entiendo que pueda hacerse pesado; aunque la gran mayoría de los lectores sois padres, madres y familiares de nuestros chic@s que quieren confirmar que están a gusto, que lo están pasando bien y sobre todo que no hay ningún contratiempo ni sobresalto.

Pues los entrenos van muy bien aunque las agujetas y contracturas típicas de pretemporada están presentes en todos los grupos. Las clases de inglés están gustando mucho y de la alegría y el buen rollo generado desde Tiempo Libre y compartido por tod@s no hay ya ninguna duda.

En los complicados planings que elaboramos, tenemos en cuenta la edad y nivel de cada grupo y cada chic@, la suma final de las horas de cancha, de preparación física, inglés, de agua, tiempo libre… Para que cada día esté lo más equilibrado posible y sobre todo para que todos estén en constante actividad; lo cual a veces se complica hasta el punto de conseguir la cuadratura del círculo.

Es un hecho constatado a través de los años que lo hagas como lo hagas, siempre va a haber quejas, por entrenar mucho, por hacerlo poco, porque preferimos más pozas y tenemos más piscina, por lo contrario, porque la ruta es muy dura o porque no es para tanto… y así sucesivamente hasta el infinito.

Y al final te das cuenta que esa reacción natural no es más que una evolución del – y por qué? que los niños pequeños tienen constantemente en la boca. Es parte del inconformismo que tienen que tener l@s jóvenes, a veces sin mucho fundamento pero con un profundo sentimiento de luchadores incansables contra las injusticias que se producen cada día en su vida diaria y cómo no, también en el Campus.

Este mismo tema salió ayer cuando a eso de las 3 y pico de la madrugada, una expedición de chicos armados con pasta de dientes salió hacia el ala opuesta de la escuela hogar buscando víctimas en el pasillo de las chicas más mayores. A pesar de su aparente sigilo, fueron sorprendidos por los monitores en la 2ª habitación que visitaban. Acto seguido fueron invitados a una sesión especial de ejercicio físico en el patio y vuelta a su cama.


Preguntáis qué decían ellos?

- No ha sido para tanto

- Era una broma inocente

- Cuando las pilláis a ellas no las hacéis nada

- Tampoco hay que pasarse

- Llevamos ya mucho rato y tenemos que descansar, que mañana será duro…


Y ellas?

- Cuando nos pilláis a nosotras os pasáis y a ellos no les hacéis nada

- No sé cómo no les habéis cogido antes

- Es que mira cómo nos han puesto y nosotras nunca hacemos nada…


En fin, ellas y ellos, a cualquier edad son capitanes de la liga contra la injusticia que ve rápidamente cualquier error o fallo en el otro, que además suele servir para camuflar o disculpar el error propio. Esta misma reflexión se la hacemos los entrenadores a los jugadores cuando culpan a alguien, árbitro, compañero o rival de un error propio;

Que si lo aprenden? Lo interiorizan? Pues poco a poco algo va quedando, aunque generalmente no y a la primera casi nunca; pero parte importante de la tarea de enseñar, son la paciencia y la perseverancia, así que mañana volveremos a intentarlo y a divertirnos todos en el proceso.

Desde Cangas, buenos días



















396 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo