• CAMPUS CANGAS 2021

QUE NO TE CORTEN LAS ALAS

Actualizado: 23 ago 2018

El sueño de volar siempre ha pasado por la mente de determinadas personas. La mitología, pone alas, a Pegaso y otros seres parecidos. En la literatura, en las artes escénicas, en la cinematografía, la idea de volar es un recurso muy recurrido. En Cangas también. Intentos de mates, más o menos logrados, hacen despegar a los integrantes del grupo 1 hacia la canasta.



La fuerza de saltar y vencer a la gravedad , queda plasmada en un mate. Un logro supremo para aquel que lo consigue. No importa la envergadura de quién lo realiza, si hay voluntad todo se consigue.


El ímpetu por lograrlo es superior a la consecución del mismo. Una veloz carrera hacia el aro y ...a volar. Como un pájaro favorecido por el viento que le sopla de cola.


Para adquirir velocidad y salir huyendo de este lugar, basta con subirse a una bicicleta fictícia. Sin rumbo, sin pausa, pero con mucho ritmo, la meta cada vez resulta más cercana.



La imaginación en ocasiones nos permite desplazarnos del sitio en el que nos encontramos. La clase de inglés es un vivo ejemplo de ello. Volamos por el mundo con un idioma que no es el nativo, pero que nos permite relacionarnos universalmente.

Por el momento, estos jugadores están en la etapa de formación. No tienen altos vuelos con los que enfrentarse, intentan asimilar todos los conceptos que se les explican y atienden estáticos a las indicaciones de su preparador.


Este grupo que aparece en la imágen de arriba si que tuvo prisa por llegar. Tercer día de ruta, esta vez para los más pequeños, que `pusieron un ritmo endiablado en los primeros compases del recorrido para ir aflojando el ritmo de la marcha en los kilómetros finales. Bravo por su empuje y tesón para cumplir su misión.


Ligeros inconvenientes en los primeros tramos del recorrido, detiene la veloz puesta en escena de los primeros ruteros. Aflojan el paso, para esperar a sus compañeros más rezagados en una muestra de infinita solidaridad.


El avituallamiento es engullido con cierta rapidez por los participantes. La fruta y el agua previstos en un punto del itinerario les permite comer y beber, además de descansar para reanudar el trayecto en el sentido inverso de la marcha. Son chicos y chicas a los que le resta todavía muchas horas de vuelo que completar.


Vuelan hacia el aro, bombeados, paralelos y con distinta velocidad estos dos balones, surgidos de manos diferentes con la idea de introducirse por el aro. Al congelarse la fotografía, queda en suspense, el resultado final de la misma. Un vuelo con incógnita.

Buenas noches y sensoriales sueños desde Cangas.





222 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo